Tarot de los Angeles
Annaisabelle. Tarot Angélico

Tercer Chakra Manipura – Gema Brillante (plexo solar – páncreas)

Localización: Se halla situado justo debajo del esternón, expendiéndose hacia el ombligo
Palabras Clave: Lógica, razón, Criterio, Asimilación e Intuición psiquica.
Colores: Amarillo, Dorado, Rosa.
Elemento: Fuego
Sentido: Vista
Cuerpo: Astral
Glándulas: Suprarrenales
Autoestima, acción, vitalidad, placer y extroversión, sabiduría espiritual y conciencia de la universalidad de la vida y del propio sitio dentro de ella.
El centro del plexo solar es muy importante en lo que se refiere a la capacidad de conexión humana. Cuando nace un niño se mantiene un cordón umbilical etéreo conectado entre él y su madre. Estos cordones representan una conexión humana. Cuando una persona crea una relación con otro ser humano, crecen cordones entre sus respectivos chakras del plexo solar. Cuanto más fuertes son las conexiones entre ambas personas, mayor fuerza y número tendrán esos cordones. En los casos en que se está terminando la relación, los cordones se van desconectando lentamente.

TERCEROFRONTAL ABIERTO:
Aunque el chakra del plexo solar es mental, su funcionamiento saludable está directamente relacionado con la vida emocional del individuo.
Esto es así porque la mente o los procesos mentales sirven como reguladores de la vida emocional.
La comprensión mental de las emociones sitúa a éstas en un marco de orden y define aceptablemente la realidad. Si este centro está abierto y funciona de forma armoniosa, el individuo tendrá una vida emocional profundamente satisfactoria y libre de agobios. Se acepta a sí mismo y a los demás.
Tiene firme autoestima.
Una persona que tenga este chakra delantero abierto puede mirar al cielo estrellado y sentir que pertenece a él. Está firmemente enraizado en
su lugar dentro del universo.
Es el centro de su propio aspecto de expresión del universo manifiesto, y de ello obtiene sabiduría espiritual.
Sin embargo, cundo este chakra está abierto pero tiene rasgada la membrana protectora que lo cubre, sufrirá emociones extremas
incontrolables.
Podría sentir la influencia de fuentes exteriores del astral que lo confundirían.

TERCERO FRONTAL CERRADO:
Si este centro se encuentra cerrado, la persona bloqueará sus sentimientos, quizá hasta no sentir nada. No tendrá conciencia de un significado
más profundo de las emociones de la existencia.
Puede no estar conectado con su propia exclusividad dentro del universo y de su mayor propósito.
No sentirá amor y aceptación por sí mismo.
La acción, el poder y la vitalidad están ausentes o serian menguados cuando este chakra está cerrado.
El poder del tercer chakra es poder de vida, de vitalidad y de conexión, no el poder frío de control y dominación.
El estado de las estructuras corporales físicas del aspecto frontal de este chakra refleja la postura de la persona frente al poder.
El estómago acalambrado y duro, el vientre hinchado o hundido, el diafragma colapsado son indicios de problemas frente a la necesidad de ostentar el poder, ejercer control e influencia sobre los demás, protegerse del poder externo o temor a asumir el propio poder, repliegue en uno mismo y miedo a destacar.
El exceso de peso en general es un indicio del mal funcionamiento de este centro, puesto que regula el metabolismo corporal y es evidente que
si hay sobrepeso existe un desequilibrio entre la asimilación y la depuración en el proceso de convertir los alimentos en energía y desechar los excedentes.

TERCERO POSTERIOR (centro diafragmático):
Voluntad para manifestar nuestras intenciones mediante acciones concretas, conservar la propia salud y capacidad de sanación.
Está asociado con la fuerza de voluntad y la actitud que se tenga respecto a la propia salud física. También se conoce con el nombre de centro de
curación y está relacionado con la curación espiritual. Se dice que este centro es muy grande y se halla muy desarrollado en algunos sanadores.

TERCERO POSTERIOR ABIERTO:
El poder de la voluntad cuando este centro está abierto es el poder de la conexión, de la unión, de la fusión. El poder de unir las polaridades
para manifestar una unidad integrada.
Este poder es la única fuerza capaz de llevarnos a manifestar nuestras más puras intenciones en acciones concretas, ya que la voluntad de la mente se alinea con la voluntad del espíritu en un mismo centro y con ello se alcanza el equilibrio.
La energía por sí sola no constituye el poder, hay que darle una dirección.
Poder viene de “potere” que significa “ser capaz”. El sentimiento íntimo de poder, de estar conectados con la fuente de poder, es indispensable para estar seguro de uno mismo y aventurarse con confianza a lo desconocido.
Si la persona siente un fuerte amor hacia su cuerpo y tiene intención de mantenerlo saludable, este centro está abierto.
Normalmente este centro está abierto si el centro el plexo solar lo está, pues la aceptación de sí mismo se manifestará a nivel físico como
salud corporal.
La salud total (mental, emocional y espiritual) requiere que todos los centros estén abiertos y equilibrados.

TERCERO POSTERIOR CERRADO
Si este centro se encuentra cerrado, hay sentimientos de rechazo personal y desinterés por la propia salud.
Cuando tenemos miedo o nos sentimos impotentes, emprendemos retirada, reducimos nuestra movilidad, empleamos una parte de nosotros mismos en controlar el resto. Bloqueamos nuestra propia fuerza, nuestras propias expresiones.
El que se encierra en sí mismo se muestra al exterior frío y controlado.
Este control necesita energía para mantenerse y no la produce, de modo que nos sentimos fatigados al cabo de algún tiempo, agotados, vacíos.
Disminuye nuestro deseo de actividad y nos vemos en la necesidad de suministrarnos energía artificial en forma de golosinas o estimulantes
que van directamente al tercer chakra y lo incitan momentáneamente, aunque a la larga lo dejen agotado.
Algunos, en cuanto conciben el poder como algo ajeno, buscan siempre estímulos externos, aprobación de los demás, excitación y actividad fuera de sí mismos.
Entonces pierden la capacidad de detenerse, de pararse a buscar el poder dentro de sí.

Aceites aromáticos relajantes: Vetiver y Rosa
Aceites aromáticos estimulantes: Menta e Ylang- Ylang
Cristales y Piedras: Citrina Amarilla, Apatiíta, Calcita, Kunzita, Cuarzo Rosa, Piritas de Hierro, Topacio y Malaquita
Volver

Top